jueves, 4 de octubre de 2018

Los lotófagos

Los lotófagos:
Una  de las primeras aventuras del auténtico nostos o viaje de retorno se remonta, por cierto, mucho más atrás, más atrás incluso de la época bárbara de las figuras demoníacas y los dioses magos. Se trata del episodio de los lotófagos, de los hombres que se nutren sel loto. Quien prueba ese alimento está perdido, lo mismo que el que escucha a las Sirenas o quien es tocado por la vara de Circe. Pero, en este caso, a las víctimas no debe aguardar nada malo: "los lotófagos... no tramaron la muerte de los hombres, nuestros amigos"(Odisea. Canto IX. Gredos.). Sólo el olvido y la pérdida de la voluntad los amenazan (la negrita es mía). La maldición no condena a nada  más que al estado original, sin trabajo ni lucha, en "la tierra fecunda"(Odisea. Canto XXIII. Ibid.); "El que de ellos probara su meloso dulzor, al instante perdía todo gusto de volver y llegar con noticias al suelo paterno; sólo ansiaba quedarse entre aquellos lotófagos, dando al olvido el regreso, y saciarse con flores de loto.. Este idilio, que, por lo demás, hace pensar en la ebriedad de los estupefacientes con cuya ayuda en estructuras sociales petrificadas a las clases sometidas se les hizo capaces de soportar lo insoportable, no puede ser consentido a los suyos por la razón autoconservadora.. Ese idilio es, en efecto, mera apariencia de felicidad, un obtuso vegetar, indigente como la existencia de los animales. En el mejor de los casos sería la ausencia de conciencia de la infelicidad, La felicidad, por el contrario, implica verdad. Es esencialmente un resultado. Se desarrolla en y desde el dolor superado. Por ello el paciente héroe está en su derecho, que no le permite quedarse entre los lotófagos (la negrita es mía). En contra de estos sostiene su misma causa, la realización de la utopía mediante el trabajo histórico (rememoración, este añadido es mío), mientras que la simple permanencia en la imagen de la felicidad le arrebata su fuerza.

Este fragmento está extraído de: Horkheimer, M. Adorno, T. W. Dialéctica de la ilustración. Fragmentos filosóficos. Editorial Trotta. Madrid, 2009. Novena edición. Págs. 113, 114.

Fernando Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario